Lección 03 – Teoria musical:conceptos básicos – Los elementos de la música

Los elementos de la música

 

Los elementos de la música

La música cuenta con cuatro elementos esenciales que son: el ritmo, la melodía, la armonía y los matices. El artista, a la hora de componer su música, combina estos cuatros elementos en diferentes formas con el fin de transmitir sentimientos a través de cualquier géneros y estilos de música que conocemos.

La melodía normalmente es el elemento principal de la música, se trata de una sucesión de sonidos que suenan sucesivamente uno después de otro alternados con momentos de silencio, hace referencia al aspecto «horizontal». La melodía solo puede tener un sonido a la vez y esta palabra proviene del término griego “Meloidia” que significa cantar.

Las melodías pueden ser planas en donde los sonidos mantiene la misma altura, como por ejemplo en el rap, o pueden ser onduladas donde los sonidos varían su altura subiendo y bajando como en la mayoría de las composiciones.

 

La Armonía, cuyo término deriva del griego ἁρμονία (la diosa Harmonía), se compone de sonidos que se producen de forma simultánea generando así los acordes, hace referencia al aspecto «vertical». Se usa para crear distintas atmosferas y transmitir sentimientos adecuados a las necesidades de las composiciones, puede llegar incluso a transformar por completo el sentido de una melodía. La armonía es un arte y una ciencia al mismo tiempo, debido a que la combinación de sonidos sigue reglas inmutables que hay que estudiar.


 

El ritmo, del griego ῥυθμός rhythmós, se refiere a la división del tiempo a intervalos regulares,  la organización de los pulsos (una unidad que mide el tiempo en la música) y de los acentos (el énfasis de un pulso). En el oyente determina la forma en la cual percibe la estructura de la obra, impulsándolo a marcar golpes con las manos o los pies cuando escucha una pieza musical que le gusta, determinando también el género de la composición musical. Podría decirse que el ritmo es el motor que impulsa la música.

 

Los matices enriquecen las obras musicales dando distintos niveles de intensidad o de tiempo a la interpretación de una pieza musical y se dividen en dinámicos y agógicos. Los matices dinámicos hacen referencia a los distintos grados de intensidad en que se pueden interpretar los sonidos y se expresan mediante las palabras italianas “piano”, “forte”, “crescendo” entre otras. Los matices agógicos son aquellos que indican el ritmo o la velocidad con  la cual debe ser interpretada una parte de una obra o su totalidad.

Si te gustan estos cursos puedes apoyar mi trabajo subscribiendote a mi canal de youtube

Pin It on Pinterest

Share This